Tips para lograr una base de maquillaje flawless

La base de maquilla es uno de los productos que más se utiliza a la hora de crear un make up. Numerosas bases de maquillaje prometen dejar un acabado de “porcelana”, otras te aseguran una segunda piel, muchas afirman que aguantarán 24 horas intactas… Sin embargo, si tu piel no está sana y sobre todo preparada para ser maquillada ninguna de las promesas que hacen las diversas marcas de base de maquillaje se van a cumplir.

Preparar la piel: limpiar, exfoliar e hidratar.

Antes de aplicar la base de maquillaje tenemos que asegurarnos de que nuestra piel no tiene restos de maquillaje o suciedad (polvo de la calle, sudor, crema de la noche anterior…). Para ello es necesario limpiarla, tenemos varias opciones entre ellas están las toallitas desmaquillantes, los aceites limpiadores y el productos más recomendado el agua micelar.

El siguiente paso es exfoliar la piel, ya que un exfoliante puede hacer una limpieza más profunda, pero este producto sólo se debe utilizar dos o tres veces a la semana debido a que existen exfoliantes que son más agresivos que otros para la piel.

Por último debemos hidratar la piel antes de aplicar cualquiera base de maquillaje, esto es necesario para que la piel luzca saludable y no se vea reseca.

Prebase.

Aplicar una prebase  o primer antes de la base de maquillaje ayuda a controlar los brillos, alisar los poros y prolongar la duración de la base. Existen muchas marcas que ofrecen este producto, os dejo por aquí algunas.

Esponja.

Utiliza preferiblemente una esponja de maquillaje, ya que si utilizas brochas es más probable que deje la marca de los trazos. Las esponjas ayudan a difuminar mejor la base y hacen que se integren mejor con nuestra piel. Además las esponjas que se pueden humedecer como por ejemplo la conocida Beauty Blender facilita su aplicación dando toquecitos y no arrastrando la base, al humedecerse deja un acabado más jugoso.

Elige la base y el tono correcto.

Elegir el tono de la base es muy importante para que el maquillaje no parezca una máscara. Cuando vayas a comprar tu base comprueba el tono y para ello puedes aplicarlo en el cuello, ya que es la zona que tiene el color más parecido al de nuestra cara. Si no encuentras tu tono ideal prueba mezclando dos tonos, uno más claro que tu piel y otro más oscuro. Por último si tienes la piel grasa o seca debes informarte para saber que base es la correcta para tu piel.

A la hora de aplicar la base comienza desde dentro hacia fuera, primero nariz y mejillas hasta completar tu rostro. Sin olvidar difuminar la base hacia las orejas y el cuello. También puedes aplicarla sólo en los puntos dónde la necesitas actuando así como si fuese un corrector.

Utiliza productos en crema y sella con polvos.

El bronzer, el colorete y el iluminador puedes aplicarlos en crema o mousse para darle un acabado más hidratado y  así evitar el efecto acortonado. Sólo sella con polvos matificantes si tu piel es grasa, sino no es necesario.

CREDITOS: PINTEREST

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *